Iniciando la revolución verde desde nuestros hogares: ¿Cómo convertirnos en agentes de cambio?

29 septiembre 2023
No Comments
642 Views

Las zonas urbanas del Perú representan desafíos de sostenibilidad ambiental que impactan en la calidad de vida de las personas. En ese contexto, los ciudadanos tienen alternativas para contribuir a su cuidado adoptando prácticas y decisiones ecoamigables desde el espacio cotidiano.


 

En la actualidad, el cuidado ambiental se ha convertido en tema importante para la población de América Latina. Según un estudio de la consultora Kantar, la ciudadanía que más se preocupa y más acciones toma para cuidar el medio ambiente en la región pasó de 11 % a 16 % del 2019 al 2021. Esta situación alcanza también al Perú, donde la percepción de la calidad ambiental es generalmente negativa: 49.8 % de los habitantes en Lima se encuentra insatisfecho, reveló una encuesta realizada por Lima cómo vamos en 2021.

Esta percepción en el país cobra sentido debido al impacto directo que tiene el daño ambiental en el entorno en la salud y el bienestar de los peruanos, así como la pérdida de espacios verdes y la degradación de la naturaleza. La situación se exacerba en las áreas urbanas por la alta concentración de población, las actividades industriales y comerciales, el tráfico vehicular y el uso de combustibles fósiles. Por ello, más allá de los esfuerzos gubernamentales y empresariales, es clave que los ciudadanos tomen medidas a nivel individual.

Convertirse en agentes de cambio para generar ciudades sostenibles implica adoptar prácticas y decisiones ecoamigables en el lugar más cercano y personal: los hogares. Ya sea a través de la generación de vegetación, el uso de recursos naturales, la gestión de residuos y/o las elecciones de consumo, cada individuo puede implementar acciones que contribuyan al cuidado ambiental desde el ámbito doméstico. De este modo, lograrán asumir un papel activo y desencadenar un impacto positivo duradero.

 

La generación de vegetación en estructuras urbanas es una acción beneficiosa para el medio ambiente, ya que contribuye a la mitigación del cambio climático y la preservación de la biodiversidad.

La generación de vegetación en estructuras urbanas es una acción beneficiosa para el medio ambiente, ya que contribuye a la mitigación del cambio climático y la preservación de la biodiversidad.

 

Crear espacios verdes

Darle un mayor lugar a la vegetación en casa genera un impacto ambiental positivo en múltiples niveles: promueve la captura de dióxido de carbono, enriquece la calidad del aire al filtrar contaminantes y fomenta la biodiversidad al proporcionar hábitats para diversos seres vivos. Además, contribuye a la regulación del clima local, la conservación del suelo y la mejora del bienestar de los que comparten el espacio. 

Una forma de incrementar la presencia de plantas en el entorno personal con acciones simples es la inclusión de macetas con especies para interior o la siembra de árboles pequeños en el jardín. Otra opción más sofisticada es la creación de huertos urbanos. Esta práctica, además de permitir la seguridad alimentaria personal, contribuye a la disminución de la huella ecológica, ya que elimina la contaminación generada por el transporte vehicular que requiere su traslado.

Asimismo, la implementación de acciones de mayor escala, como la instalación de techos verdes o jardines verticales representan una medida de responsabilidad ambiental importante. Estas tecnologías ecológicas no solo contribuyen a la mejora estética y la calidad del aire de las zonas urbanas, sino que también reducen la absorción de altas temperaturas por parte de superficies pavimentadas y edificios, ayudando a combatir el efecto isla de calor.

 

Los jardines verticales proporcionan un valioso espacio verde en entornos urbanos densamente poblados, mejorando la calidad del aire al absorber dióxido de carbono y liberar oxígeno, así como filtrar partículas contaminantes.

Los jardines verticales proporcionan un valioso espacio verde en entornos urbanos densamente poblados, mejorando la calidad del aire al absorber dióxido de carbono y liberar oxígeno, así como filtrar partículas contaminantes.

 

En el caso de las cubiertas vegetales en techos, Denisse Ikeda, directora de Ingeniería y Medio Ambiente de Gania, empresa dedicada a la asesoría, el diseño, la implementación y el mantenimiento de este tipo de soluciones, explica que estas aprovechan el espacio de las superficies duras, como sótanos, pisos ascendentes o azoteas para recrear un entorno natural: “Un techo verde permite que tus plantas tengan una durabilidad en el tiempo como si tuvieses un jardín de exterior normal, con un sistema que evita que se filtre”.

 

Regular el consumo de agua

El cuidado de los recursos naturales, como el agua, por parte de las personas en su consumo, desempeña un papel fundamental en la preservación del medio ambiente. Al utilizar el agua de manera consciente y eficiente, los ciudadanos reducen la demanda sobre fuentes hídricas limitadas, evitan la contaminación innecesaria y minimizan su escasez.

La implementación de techos verdes también en casas o edificios inmobiliarios también contribuye a una adecuada gestión de este valioso recurso. Ikeda detalla que esta solución ecológica, además de aprovechar el agua de lluvia para su riego de forma directa, retiene la escorrentía fluvial. “Los techos verdes ayudan a retener que el agua de las precipitaciones no vaya a las redes de alcantarillado, ya que se queda dentro del uso de la tierra. Si no se tienen soluciones como estas, todo iría a los desagües y se colmatarían. Estos jardines actúan como un colchón y ayudan a dicho proceso”, sostuvo.

 

Los techos cubiertos de vegetación aumentan la eficiencia energética de los edificios al proporcionar aislamiento térmico y reducir la temperatura en entornos urbanos.

Los techos cubiertos de vegetación aumentan la eficiencia energética de los edificios al proporcionar aislamiento térmico y reducir la temperatura en entornos urbanos.

 

Otra acción es el empleo de riego tecnificado, dado que este sistema se basa en la aplicación de agua en cantidades y tiempos precisos, en función de las necesidades de los cultivos. Esta práctica se caracteriza por el uso de tecnologías avanzadas, como sensores, válvulas y tuberías que permiten un control del riego. No obstante, también existen formas artesanales para efectuarlo en espacios de cultivo más pequeños. “Si tienes en tu casa una maceta, puedes voltear una botella, le echas agua y haces orificios en lugar de vertir un vaso de agua directo”, comenta la directora de Gania.

 

Reciclar y elegir productos sostenibles

El reciclaje por parte de los ciudadanos desencadena un impacto positivo en el cuidado del medio ambiente al reducir la cantidad de desechos que terminan en vertederos o incineradoras. Al separar y recuperar materiales como papel, plástico, vidrio y metales, se disminuye la demanda de recursos naturales y la energía requerida para fabricar nuevos productos. Esta acción también evita la liberación de gases de efecto invernadero y contaminantes asociados con la producción de materiales vírgenes.

Asimismo, elegir productos sostenibles, como inodoros y duchas ecológicas o soluciones que empleen energías limpias, juega un papel fundamental al fomentar un ciclo de consumo más responsable. De igual manera, optar por productos fabricados con materiales reciclados, o con certificaciones ecológicas reduce la demanda de recursos naturales y la energía asociada a la producción. Ello también promueve prácticas más éticas y menos contaminantes al priorizar la durabilidad y la reutilización, permitiéndole a los ciudadanos reducir los desechos.

Las acciones que los ciudadanos adoptan en sus hogares para impulsar la revolución verde ejemplifican un poderoso compromiso con la construcción de un futuro sostenible. Cada elección de consumo consciente o la implementación de prácticas más ecoamigables es una contribución valiosa hacia un entorno más equilibrado y saludable. Estas iniciativas ya se están implementando en las zonas urbanas, y depende de sus propios residentes que trascienden la escala individual y generen un impacto colectivo hacia un futuro sostenible.



Servicios


  • Implementación integral de techos verdes
  • Implementación integral de jardines verticales
  • Implementación de riego tecnificado
  • Mantenimiento de cubiertas vegetales
  • Arquitectura y paisajismo
  • Desarrollo de Huertos Urbanos
  • Proveedor de plantas ornamentales de bajo consumo de agua

Acerca de Gania


GANIA, palabra hebrea que significa “jardín de Dios”.

Somos una empresa cuyo propósito es devolverle la vida a las ciudades y contribuir con la calidad del medio ambiente.

Leer más