De concreto a jardín: ¿qué alternativas hay para sacar el máximo provecho a techos y azoteas?

13 octubre 2023
No Comments
653 Views

Dado su potencial transformador, las superficies altas y planas de casas y edificios son ideales para generar espacios estéticos y funcionales en entornos urbanos. Soluciones como los techos verdes representan una oportunidad para la innovación arquitectónica y la creatividad paisajística.

 


 

El último censo realizado por el INEI reveló una realidad importante de las viviendas en el Perú: el 42,8 % tiene techos de concreto armado. Si bien esto indica un mayor desarrollo de infraestructura de calidad en los hogares, basta dar un vistazo general a las zonas urbanas para notar que estas áreas permanecen sin uso más allá de cubrir una casa o un edificio. Esto supondría un gran desperdicio de espacio en las ciudades, pues, según un estudio del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, los techos pueden representar hasta el 25 % de la superficie terrestre de las mismas.

 

 

Las azoteas suelen utilizarse como espacios residuales no solo en construcciones ya realizadas, sino desde el propio proyecto arquitectónico. Esto se debe a que la visión que tienen las personas sobre las mismas suele reducirse a su fin primario: proporcionar protección contra los elementos externos. Sin embargo, su diseño de espacio abierto es óptimo para otorgarles una función utilitaria o recreativa. Además, con la instalación de soluciones modernas y ecoamigables, puede incrementar el valor económico del inmueble.

 

En los últimos años, los ciudadanos han expresado su necesidad de vivir más cerca de la naturaleza, lo cual se refleja en el crecimiento de la tendencia por implementar vegetación sobre estructuras planas y descubiertas. Además, la declaración de emergencia climática es ya una realidad que obliga a replantearse escenarios de vida más sostenibles dentro de las ciudades. Por ello, implementar soluciones para crear áreas verdes son una oportunidad de darle a estos espacios poco utilizados un mayor desarrollo y transformar el paisaje urbano.

 

Debido a su estructura plana y acceso directo, los techos son espacios ideales para jardines, áreas de recreación o instalaciones sostenibles.

Debido a su estructura plana y acceso directo, los techos son espacios ideales para jardines, áreas de recreación o instalaciones sostenibles.

 

Colocar más verde en las alturas

 

Una forma de transformar partes descubiertas o parcialmente cubiertas, amplias y espaciosas de un lugar elevado, ya sean techos o azoteas, es dotándolas de vida a través de jardines y opciones de paisajismo. Esto las convierte en lugares funcionales y beneficiosos, ya que no solo sirven como espacios de recreación y descanso, sino que mejoran la calidad ambiental y estética de la ciudad. De esta manera, no solo las personas que ocupan el predio perciben sus ventajas, sino todas las que se encuentran en el espacio circundante.

 

Entre las alternativas más sencillas y accesibles para iniciar su ambientación se encuentra la ambientación con macetas, ya que introduce la vegetación de manera flexible y adaptable. Estos recipientes ofrecen la posibilidad de cultivar una variedad de plantas, desde flores hasta arbustos sin la necesidad de realizar mucha inversión. Por otro lado, la creación de jardines en contenedores permite generar áreas verdes más amplias, ya que pueden albergar desde flores y arbustos hasta árboles en miniatura, y son ideales para techos con limitaciones de carga.

 

Un techo verde, llamado también “azotea verde” o “green roof”, representa otra forma efectiva de hacer posible el reverdecimiento, pues consiste en un sistema de capas que incorpora el uso de vegetación sobre este tipo de cubiertas. Además, utiliza una tecnología de impermeabilización que evita filtraciones al interior de la estructura, y cuenta con el soporte suficiente para albergar plantas, césped o incluso árboles.

 

Denisse Ikeda, directora de Ingeniería y Medio Ambiente de Gania, empresa dedicada a la instalación de cubiertas vegetales, explica la relevancia de las propiedades que ofrece: “Un sistema de techo verde evita, en primer lugar, que se filtre y, segundo, que tus plantas tengan una durabilidad en el tiempo como si tuvieras un jardín de exterior normal”, resaltó. Asimismo, precisó que su instalación, así como en azoteas, también se puede realizar en sótanos o pisos ascendentes.

 

En el caso de Gania, el diseño de los techos verdes comprende la implementación de siete capas. Ikeda explica el procedimiento a detalle: “El primer paso es tener un manto asfáltico que ayude a sostener las raíces. Una vez impermeabilizado se usa el geodren, que permite que la tierra no se compacte, y el sistema de geotextil debajo también ayuda para la protección del punzamiento”. Dicha metodología permite que esta solución verde pueda instalarse en casas y edificios a nivel residencial, comercial, hospitalario y empresarial.

 

Estructura del sistema de capas de Gania conformado por siete niveles, diseñado para proteger la estructura de filtraciones y resistir la vegetación en conjunto.

Estructura del sistema de capas de Gania conformado por siete niveles, diseñado para proteger la estructura de filtraciones y resistir la vegetación en conjunto.

 

Opciones en techos verdes

 

Según el espacio que se quiera construir, las personas y las empresas pueden optar por tres tipos principales de techos verdes: los intensivos, extensivos y los semintensivos. Para evaluar cuál resulta ideal de implementar en el techo o azotea, es clave considerar una serie de factores que se ajustan a las propias necesidades y circunstancias específicas, como los objetivos del proyecto, el presupuesto, la estructura de soporte y el mantenimiento que se le quiera dar al conjunto.

 

Los techos verdes extensivos tienen una capa de sustrato más delgada y albergan plantas de bajo mantenimiento, como sedum o gramíneas. Son más livianos, requieren menos cuidado y se utilizan principalmente como una alfombra vegetal para regular la temperatura, captar contaminantes y mejorar las vistas de pisos superiores.

 

Por otro lado, los techos verdes intensivos son aquellos que cuentan con una capa de sustrato más gruesa y pueden sostener una variedad de plantas, desde césped y arbustos hasta árboles pequeños. Estos techos requieren un mayor mantenimiento y estructura de soporte, y a menudo se diseñan como espacios accesibles para actividades humanas.

 

Los techos verdes intensivos cuentan con una capa de sustrato más gruesa para permitir el crecimiento de una amplia variedad de plantas, incluyendo arbustos y árboles.

Los techos verdes intensivos cuentan con una capa de sustrato más gruesa para permitir el crecimiento de una amplia variedad de plantas, incluyendo arbustos y árboles.

 

Una alternativa para contar con los beneficios de estos dos tipos explicados anteriormente son los techos verdes semintensivos, que combinan ciertas características de cada uno al tener una capa de sustrato de espesor moderado y permitir el cultivo de una variedad de plantas, que, por lo general, incluyen arbustos y algunas especies perennes. Aunque requieren un poco más de mantenimiento y estructura de soporte que los techos verdes extensivos, estas cubiertas vegetales son más ligeras y de menor mantenimiento que los intensivos.

 

Para la directora de Gania, un determinante para lo que se puede o no hacer en un techo verde es la profundidad del sustrato. “Va a depender mucho de lo que vayas a sembrar. Puede ir desde 8 centímetros si quieres un cubresuelos con suculentas, o un metro y medio si vas a querer árboles”, sostuvo.

 

Aprovechamiento para la recreación y la sostenibilidad

 

Una de las posibilidades que ofrecen los techos verdes es que pueden funcionar como espacios accesibles para realizar actividades de relajación, esparcimiento y ejercicio al aire libre. Estos espacios proporcionan un entorno tranquilo y natural en medio del entorno urbano, y si son diseñados con senderos, zonas de descanso, bancos, áreas de picnic e incluso jardines comunitarios, brindan un valioso refugio verde para propietarios, residentes y visitantes. Asimismo, pueden ser escenario de reuniones si se contempla dentro de un proyecto de azotea.

 

Otra de las funcionalidades que puede tener un techo con la implementación de un techo verde es la de ser un elemento ornamental, pues añaden un toque estético y visualmente atractivo a edificios y estructuras urbanas, sobre todo si se acompaña de jardines verticales. La variedad de plantas y colores permite la creación de paisajes naturales y patrones decorativos que embellecen la vista desde el cielo o edificios cercanos.

 

Los green roofs agregan elementos estéticos, como jardines y paisajes naturales, que embellecen edificios y mejoran la calidad visual de áreas urbanas.

Los green roofs agregan elementos estéticos, como jardines y paisajes naturales, que embellecen edificios y mejoran la calidad visual de áreas urbanas.

 

A su vez, pueden servir como espacios sostenibles al proporcionar una serie de beneficios ambientales. Actúan como aislantes térmicos, reduciendo la demanda de calefacción y refrigeración de edificios, lo que ahorra energía y disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero. También absorben y retienen el agua de lluvia, reduciendo la escorrentía y el riesgo de inundaciones, al tiempo que purifican el aire al capturar partículas y dióxido de carbono.

 

Agricultura urbana sobre los techos

 

Las cubiertas vegetales proporcionan áreas cultivables en entornos limitados de tierra si son destinados para la creación de huertos urbanos. Ello puede tener resultados mayores a la autoproducción de alimentos si se aprovecha los techos planos de gran tamaño, como los de un centro comercial, estacionamientos o un gran complejo de edificios. Este tipo de proyectos no solo ahorran recursos, sino que además fortalecen la comunidad, fomentan el sentido de la autosuficiencia y mejoran el suministro de alimentos al mismo tiempo.

 

Un techo verde se puede transformar en un huerto urbano aprovechando su capacidad de sustentar una variedad de plantas y vegetales. Este enfoque contribuye a la seguridad alimentaria local y promueve la agricultura sostenible.

Un techo verde se puede transformar en un huerto urbano aprovechando su capacidad de sustentar una variedad de plantas y vegetales. Este enfoque contribuye a la seguridad alimentaria local y promueve la agricultura sostenible.

 

La transformación de techos y azoteas de concreto en exuberantes jardines ofrece una oportunidad para mejorar las vidas de los ciudadanos y el entorno en el que viven. Al aprovechar estas alternativas, las personas y empresas pueden generar más espacios verdes y contribuir al bienestar ambiental y la sostenibilidad de la esfera urbana. Por ello, los techos verdes representan una excelente oportunidad para adoptar una perspectiva diferente del lugar que habitan.



Servicios


  • Implementación integral de techos verdes
  • Implementación integral de jardines verticales
  • Implementación de riego tecnificado
  • Mantenimiento de cubiertas vegetales
  • Arquitectura y paisajismo
  • Desarrollo de Huertos Urbanos
  • Proveedor de plantas ornamentales de bajo consumo de agua

Acerca de Gania


GANIA, palabra hebrea que significa “jardín de Dios”.

Somos una empresa cuyo propósito es devolverle la vida a las ciudades y contribuir con la calidad del medio ambiente.

Leer más